Todo lo que hay saber sobre «la letra pequeña» de las hipotecas inversas, ofrecidas a nuestros mayores03/09/2019

Todo lo que hay saber sobre «la letra pequeña» de las hipotecas inversas, ofrecidas a nuestros mayores 

EN UN PAÍS COMO EL NUESTRO, CON MÁS DE OCHO MILLONES DE PENSIONISTAS, CON ESCASOS RECURSOS, LA HIPOTECA INVERSA HA VUELTO CON FUERZA EN LA CARTERA DE PRODUCTOS FINANCIEROS DE LAS ENTIDADES BANCARIAS.

Hasta mediados del año pasado, solo se constituyeron en España catorce hipotecas inversas, en 2017, 31; en 2016, 23; y en 2015, 30, según los datos del Centro de Información Estadística del Notariado.

El periodo en el que más hipotecas inversas se firmaron fue el correspondiente al inicio de la crisis, ya que en 2009 se constituyeron 780; y en 2010, 485.

Ante las dudas que está planteando el futuro de la pensión pública y la concentración del ahorro en inmuebles de los españoles, la hipoteca inversa vuelve a ponerse encima de la mesa como parte de la solución ante la merma de ingresos de los más mayores.

En España hay más de 8 millones de personas mayores de 65 años, y casi el 89 % es propietario de una vivienda, según datos de la consultora.

El ahorro acumulado en vivienda alcanza los 600.000 millones de euros.

Hablar de la hipoteca inversa, ahora de moda en un canal televisivo autonómico donde un spot publicitario explica someramente lo que es este producto, es hacerlo de un producto financiero complejo.

En él, el banco ofrece tras tasar la vivienda en cuestión una cantidad global que el consumidor va recibiendo mensualmente a modo de renta que complementa sus otros ingresos que percibe.

La Ley 41/2007 Ley 41/2007, de 7 de diciembre, por la que se modifica la Ley 2/1981, de 25 de marzo, de Regulación del Mercado Hipotecario es la que regula este producto financiero del que nuestra experta recomienda “leer bien toda la información antes de que suscribamos la documentación que se nos adjunta, una información que no siempre es completa, por cierto”.

Otra cosa es la información real que el banco ofrezca a su cliente.

Arancha Jaén, abogada de la Red Abafi, compuesta por profesionales expertos en derecho financiero e hipotecario, constata la falta de información que se da de ese servicio “escasa información precontractual, casi siempre verbal ocultado que estamos ante una línea de crédito camuflada”.

Desde su punto de vista por lo que hay cientos, sino miles, de casos que quedan silenciados por el desconocimiento y a la falta de denuncia. Hay una tipología de cliente que no tiene herederos y puede serle útil este tipo de producto financiero.

Sin embargo, para algunos herederos puede generar un problema importante a medio plazo.

 “Lo que no explican nunca los bancos es que ese dinero que nos ofrecen hasta nuestro fallecimiento puede generar unos intereses que el propio usuario debe satisfacer».

«Por eso, puede haber situaciones en que un préstamo que recibimos de 300.000 euros podamos recibir unos 100.000 euros realmente porque al mismo tiempo pagamos esos intereses”.

CUIDADO CON LOS INTERESES 

La cantidad que se recibe depende de la tasación de la vivienda.

Una vivienda de unos 300.000 euros puede generar una renta mensual entre 700 y 1000 euros y otra más pequeña esa renta puede llegar a 350 y 500 euros como complemento a la pensión de estas personas mayores de 65 años requisito que fija la citada ley.

Sin embargo, otra situación que se puede generar es que el cliente viva más tiempo del previsto. “En este tipo de situaciones el banco comercializa junto con la hipoteca inversa un seguro que supone una cantidad importante que se elimina de la cantidad total”, apunta Jaén.

Ese seguro de renta vitalicia supone un desembolso importante en la prima inicial que se descuenta del crédito total fijado para consumidor de la hipoteca inversa.

Otro gasto más a deducir de la cantidad total, junto con los citados intereses.

Pero es la manera que los bancos establecen para que no exista ese descubierto y se acabe el crédito fijado antes de tiempo”, esta situación los expertos la llaman riesgo de longevidad.

Tras la muerte del beneficiario, sus herederos deberán decidir si devuelven el crédito con las condiciones que les imponga el banco o renuncian a la casa.

La cantidad pendiente de devolver puede ser elevada, lo que genera en algunas ocasiones que no se acepte la herencia en algunas ocasiones”, explica esta experta.

En alguna situación, la entidad financiera, cuando quiere quedarse con ella, puede llegar a exigirles la devolución de cientos de miles de euros en un solo pago. Si la deuda excede el valor de tasación de la vivienda, los herederos tendrán que devolver la diferencia o arriesgarse a que los embarguen.

Curiosamente este tipo de personas, ya de cierta edad, percibe una renta, en muchos casos ridícula en comparación con la deuda que está asumiendo, para que al cabo de un tiempo indeterminado (depende de su supervivencia y de lo establecido en el contrato) y cuando su estado de salud evidentemente será peor que al principio y necesitará más ayudas, se quede sin la renta periódica una vez se haya dispuesto de todo el crédito pactado, pero con una deuda inasumible.

Sobre los fallos judiciales en materia de hipoteca inversa, nuestra interlocutora nos indica que aún hay pocos pero que la gran mayoría declaran esta operación nula por falta de información y error vicio en el consentimiento ante la falta de información “cuando los bancos reciben una reclamación sobre este tema no se avienen a negociar».

«Hay que pelear en vía judicial, cuestión que a muchos herederos les toca en esos momentos”.

(Fuente CONFILEGAL)

En ADVOCATI ABOGADOS somos, desde 1.993, además del Servicio Jurídico de la Cámara de la Propiedad Urbana de la provincia de Salamanca, abogados expertos en pleitos civiles, hipotecarios, arrendamientos, sucesiones, procesos concursales, comunidades de vecinos, en materia de preferentes, cláusulas suelo y negociación de condiciones bancarias, no dude en ponerse en contacto con nosotros para consultarnos la solución a su problema.

AVISO LEGAL: En cumplimiento de lo establecido en los artículos 21 y 22 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, usted puede revocar en cualquier momento el consentimiento prestado a la recepción de comunicaciones publicitarias o promocionales por correo electrónico u otros medios de comunicación electrónica equivalentes, remitiendo un mensaje de correo electrónico con el asunto “BAJA E-MAIL COMERCIAL”, a la siguiente dirección: eduardo.bures@altadvocati.com


Volver

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando, aceptas el uso que hacemos de ellas [+]. Aceptar.